Introducción a La Judía de Halévy 1835

¡Démonos prisa, porque el tiempo pasa, y la fiesta comenzará pronto! ¡Démonos prisa, porque llega la hora, y tenemos que estar allí! ¡Que en este día radiante todo esté lleno de placer! ¿Por qué trabajáis en día de fiesta? ¿Por qué no? ¿Y por qué no? ¿Acaso no soy yo hijo de Israel? No debo obediencia al dios cristiano. ¡Cállate! ¡Cállate! ¿Habéis escuchado cómo insulta al cielo y maldice la ley de Dios? ¿Y por qué debería amar a tu Dios? ¡Por fin llegó el maravilloso día! ¡El día que veré de nuevo a mi amada! Y ahora, todos vosotros, hijos de Moisés, garantía de la alianza prometida a nuestros ancestros, compartid este pan, consagrado por mis manos, y no mancillado por levadura impura... ¡Cristiano sacrílego, discípulo del infierno, sé lo que pretendes! (¡El remordimiento me mata!) ¡Desgraciado! ¡Condenado! ¡Que el dios al que blasfemas te maldiga para siempre! ¡A través de mí, Dios os repudia y proscribe! ¡Que las puertas de nuestros templos te sean cerradas! ¡Que el agua bendita y el altar te sean negados! ... un judío rescató a tu hija de las llamas, la crió y cuidó... yo sé quién es ese judío. ¡Por favor, habla! ¿Quién es ese judío? ¡No te lo diré! ¿Acaso seguirá viva mi hija? ¡Me muero de solo pensarlo! Te lo pido de rodillas, no me dejes así, ¡Dime algo o moriré aquí mismo! ¡Dime algo o moriré aquí mismo! [Eleazar puede salvar la vida de Raquel si confiesa que ésta, como hija de Brogni, es cristiana] [pero no quiere perderla, ni tampoco entregarla a Brogni] ¡Raquel, cuando el Señor me confió tu cuidado, cuando con manos temblorosas sujeté tu cuna, juré consagrar toda mi vida a tu felicidad y cuidado. ... pero ahora soy yo la causa de tu muerte! ¡La hoguera os está esperando! ¡Es lo que os merecéis! ...antes de morir, responde a la voz que te suplica, esa niña... que el judío... rescató de las llamas... ¿qué quieres? ¡responde! ¡mi hija!... ¿sique viva? ¡sí! (¡Dios!) ¿y dónde está? ¡¿Dónde está?! ¡Ahí la tienes! ¡Ya mueren! ¡Nos hemos vengado de los judíos!

Loading